Saturday, November 28, 2009

CINCO MESES. EL COTOPAXI QUE TANTO AMO

Lo constante, una de sus constantes, su Cotopaxi, explicable, viviendo en donde vivia, es el paisaje que influye, siempre gusto desde pequeño pasear por esa reserva.... lo consiguiente el dibujarlo.

Una hoja de papel cualquiera, los colores que tiene a mano, su percepción de hace 14 años...

Nosotros con lo nuestro, nuestra querencia, se hacen cinco meses.





El comentario de Daniel. Te lo agradecemos...
Estimados Rodica y Fernando,

Un abrazo fuerte en este día.

Simplemente, sin palabras. Cada cosa que intento escribir o expresar me parecen tan fuera de momento, de espacio, de tiempo, de contexto.

Solo espero que Pedro esté mejor que nosotros, que siga descubriendo y dibujando nuevos espacios, nuevos mundos.

Es un caminar largo el que tenemos por acá, y espero que el recuerdo y presencia de Pedro nos acompañe.

Un pequeño recuerdo, por allá en esos días de colegio, Pedro gustaba mucho de dibujar. Recuerdo que a veces en clase hacía sus dibujos, una vez que estábamos sin profesor, la mayoría de la clase estaba en plena guerra de papeles, y Pedro dibujaba en su cuaderno algún retrato en blanco y negro. Es interesante ver cómo algunos recuerdos se reactivan cuando uno ve imágenes y/o conversa con alguien.


Suerte,
Daniel.

November 28, 2009 7:56 PM

1 comment:

Daniel said...

Estimados Rodica y Fernando,

Un abrazo fuerte en este día.

Simplemente, sin palabras. Cada cosa que intento escribir o expresar me parecen tan fuera de momento, de espacio, de tiempo, de contexto.

Solo espero que Pedro esté mejor que nosotros, que siga descubriendo y dibujando nuevos espacios, nuevos mundos.

Es un caminar largo el que tenemos por acá, y espero que el recuerdo y presencia de Pedro nos acompañe.

Un pequeño recuerdo, por allá en esos días de colegio, Pedro gustaba mucho de dibujar. Recuerdo que a veces en clase hacía sus dibujos, una vez que estábamos sin profesor, la mayoría de la clase estaba en plena guerra de papeles, y Pedro dibujaba en su cuaderno algún retrato en blanco y negro. Es interesante ver cómo algunos recuerdos se reactivan cuando uno ve imágenes y/o conversa con alguien.


Suerte,
Daniel.